Terapia de familia

Planificación de custodias compartidas, separación o divorcio conflictivo, conflictos entre los miembros de la familia, 

desacuerdos económicos, enfermedad o fallecimiento de un familiar, problemas de conducta en los hijos, problemas escolares, abuso de sustancias o adicción, trastornos mentales de algún miembro de la familia, etc.

Suele tratarse de una terapia a corto plazo, que puede involucrar tanto a todos los miembros de la familia como solo a aquellos que tengan la voluntad de participar en ella. Estas sesiones enseñan habilidades para profundizar conexiones familiares y ayudarte a manejar esas situaciones estresantes incluso una vez han finalizado las sesiones. 

Paula

Especialista en psicología legal y forense